ENERO

Es el mes de comienzo del año actual, pero no lo fue siempre. Para los primeros romanos, el año empezaba en marzo: la primavera (prima-vera) era la primera estación. Entre el 715 y 675 A.C., Numa Pompilio, a quien se considera segundo rey legendario de Roma, estableció un nuevo calendario, esencialmente sagrado, en el que cada mes se dedicaría a un dios.

 

En honor a Jano, se dio el nombre de Januaris al primer mes. Jano era la divinidad de las puertas. Se le representaba con dos caras que simbolizaban la entrada y la salida, el pasado y el futuro. "Januaris" se convirtió en "enero" en español. En otras lenguas, la evolución fue menor: en francés, "janvier", en inglés, "january", en portugués, "janeiro".


GRANATE

Lo más importante del Granate son los beneficios espirituales que nos aportan cuando los tenemos entre las manos y nos permitimos sentir su poder.

 

Este bello mineral estimula nuestras energías, nuestro ánimo, y hasta nuestra libido, (puede actuar como afrodisíaco natural). Esto nos ayuda a relacionarnos mejor y más alegremente con los demás, a disfrutar más de lo que nos rodea. Cuando no sepas cómo enfrentar los días y te sientas vacía y sin fuerzas, el Granate puede aportarte luz y empuje para continuar al abrir el canal creativo de tu mente y despertar tu imaginación.

 

Por otra parte, la tradición cuenta que este mineral es un potente activador de poderes sobrenaturales, mágicos, esos poderes que nos permiten tener visiones o adivinar los pensamientos de los demás. La Historia Cristiana y Judaíca cuenta, por ejemplo, que en pleno Diluvio Universal, cuando la lluvia no cesaba y todo se convirtió en agua, fue un brillante granate de color rojo, (Noé utilizaba piezas de este mineral para iluminar su arca), el que guió a Noé hacia un lugar seguro.

 

Ahora bien, ten en cuenta que el poder de esta piedra es tan intenso que puede resultar perjudicial si abusas de él o si lo intentas utilizar para las malas artes. Simplemente medita con él y escucha con confianza lo que te dice tu voz interior.

 

En cuanto a su relación con los distintos Chakras, el granate sirve para canalizar y abrir cualquiera de ellos, pero es especialmente útil para mejorar el funcionamiento del Chakra Primero, el conocido como Muladhara.